• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Julio Abanto Llaque

La Madre Luriganchina

Aunque parezca sencillo escribir sobre las madres, me es difícil tratar de plasmar algo que quede como un homenaje a ellas, definitivamente tendría que empezar por la mía. Imagínense no hablar de la responsable de mi existencia. Para mi suerte aún la tengo a mi lado y aunque los años no pasan en vano, es mi referente de amor, entrega, paciencia, valentía, etc. Vive en mí el recuerdo de los días más alucinante de infancia.

Mi madre llegó muy joven desde Cajamarca y se forjó sola. Conoció a mi padre y vinieron a vivir poco antes de la creación de SJL a la recién formada Cooperativa de Vivienda Las Flores, oficialmente es la primera luriganchina en engendrar trillizos en estas tierras. Ya niños siempre fue un lio decidir el lugar del tan esperado paseo; por mayoría, muchas veces el destino era la playa, sinceramente le tenía pánico al mar. Mi madre aburrida de verme en la orilla, me tomaba de la mano y me jalaba, yo forzaba por regresar a la orilla. Finalmente terminaba medio ahogado pero vencía el miedo y entendía que a su lado estaba seguro. Soy de los pocos que se ha atrevido a nadar en las caudalosas aguas del Marañón y el majestuoso Amazonas.
 
Aunque no tengo suficiente espacio para referirme a cada madre que admiro, escojo a tres; mi entrañable amiga Ketty Peláez, a quien le debo esta referencia, a la policía Ana Carolina Lira, cuyo valiente testimonio nos hace reflexionar sobre los momentos más tristes de nuestra historia contemporánea; y a la Sra. María Luz Contreras, madre de María Alejandra Villanueva, joven con síndrome de Down cuya lucha permitió que el estado reconociera el derecho al voto y la no discriminación de más de 20 mil jóvenes de la misma condición.
 
El año 2000, fui invitado a participar del proceso de diagnóstico de plan de Desarrollo Concertado para nuestro distrito, saliendo de una etapa muy linda de mi juventud, sentía que tenía la suficiente experiencia para construir de la mano con cientos de valientes vecinos, dirigentes y organizaciones la visión de desarrollo local. Fue en ese espacio donde conocí a Ketty Peláez, admiraba la pasión y el testimonio de lucha por las mujeres de nuestro distrito y fue pieza clave para la consolidación de uno de los espacios sociales más representativos de nuestro distrito: la Mesa de Concertación Distrital y la conformación del Consejo de Concertación Local para el Desarrollo. Sus aportes son admirables, participaba en cada evento de nuestro distrito y de Lima.
 
Me fue difícil asimilar la idea de su enfermedad, un cáncer avanzado que comenzó a apagar su iluminada vida y así fue; Ketty nos abandonó hace ya casi 10 años del más triste diciembre que recuerdo.
 
Hasta ahora tengo pendiente la culminación de un libro sobre testimonio e historias de nuestro distrito, gracias a mi amigo Ricardo Ramírez, quien trabajaba para el archivo de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), me hizo entrega del testimonio de la sub oficial PNP Ana Carolina Lira. Su testimonio es dramático, ella fue acribillada con varios disparos incluyendo un tiro de gracia en la cabeza momentos antes de abordar la combi que la llevaría a su trabajo. Su esposo, quien aún no cruzaba la pista y que siempre la acompañaba, fue testigo de la escena más horrenda de su vida.
 
En el traslado al hospital, él le rogaba que no lo abandone; tenían dos hijos pequeños y en el trayecto surgía esa injusta pregunta; ¿por qué a nosotros?. Ellos eran una víctima más de la insana forma de actuar de Sendero Luminoso. A pesar de todo diagnóstico, ella sobrevive y su esposo tiene que enfrentar el momento de darle una triste noticia: “ Ya no podrás ver”, le dijo. A lo que ella responde: “No importa desde ahora tú serás mis ojos”. Años después, frente a la CVR, ambos esposos brindaron su desgarrador testimonio y dijeron:
 
“Esta Comisión de la Verdad tiene una palabra que me gusta mucho: «reconciliación». En eso hay que centrarse, en reconciliarnos, porque no solamente hemos sido veinticinco mil víctimas, no. Bueno, hay un montón de gente, muchos colegas míos, mucha gente civil. Yo decía: «¿Por qué?». Yo creo que esa niña de Tarata también decía: «¿Por qué?». Yo creo que los hijos de la señora María Elena Moyano dijeron: «¿Por qué a mi mamá?». Porque la dolencia de una u otra manera no ve nada. Por eso yo espero, honestamente, de esta comisión, que si ustedes… son cirujanos que están abriendo estas heridas, que algunas están todavía con pus, de repente están en carne viva, pues tengan esos hisopos y todos los elementos necesarios para que pueda cicatrizar. ¿Duele? Sí duele. Esta familia sufrió, pero tiene muchas ganas de seguir adelante”. (Audiencias Públicas de casos en Lima, CVR- 22 de junio de 2002 Cuarta Sesión: 3 p.m. a 7 p.m. Caso número 23: Ana Carolina Lira Chupingahua Testimonios de Elfrén Poémape Zorrilla y Ana Carolina Lira Chupingahua)
 
María Luz Contreras, es madre de María Alejandra Villanueva, quien nació con síndrome de Down. Alejandra es actriz y luchadora constante de personas con este nivel genético. Ambas marías iniciaron una lucha para que el Estado reconociera el derecho político al voto que le era negado a más de 20 mil personas, a quien el propio sistema había estigmatizado con la horrenda frase en el DNI de “discapacidad mental”. Después de un largo proceso ante la Defensoría del Pueblo, la RENIEC acepto su error y en un acto público le fueron repuestos sus derechos al voto.
 
Sin duda, esta breve reseña es pequeña comparada con las innumerables mujeres, compañeras, lideres, amigas, hermanas que tiene la virtud de ser madres y también por aquellas que batallan por serlo, que sueñan con hijos futbolistas, arquitectos, docentes, artistas que tejen sueños acariciando su vientre y construyendo un mejor mundo al lado de sus entrañables frutos. Fotos
 

Mi madre, Graciela Llaque Calderón, (foto del autor, 1973)
 
 

Ketty Pelaez, el día de la presentación del Libro sobre los procesos concertados de participación ciudadana (Foto Tacif, 2006)
 
 

Ana Lira brindando testimonio ente la CVR (Foto capturada de video: http://lum.cultura.pe/cdi/video/lira-chumpigahua-ana-carolina)
 

María Luz Contreras al lado de su hija María Alejandra
 
Foto principal: Instituto Cultural Ruricancho

Publicaciones AnterioresVer todo