• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Julio Abanto Llaque

Por qué en San Juan de Lurigancho junio es el mes de la cultura

Definitivamente San Juan de Lurigancho es una ciudad cultural, no me cabe la menor duda, la cantidad de activaciones, festivales y eventos que se desarrollan en nuestro ámbito es realmente sorprendente. Seria titánico y está pendiente tener un registro de actividades y festivales, lo mismo que lograr un mapeo de esta dinámica. De hecho si nuestras autoridades responsables de cultura tendrían las cosas claras si éstas acciones ya se hubieran concretado.

 
Recuerdo el año de 1996, cuando a inicios del mes de junio recibo una carta de invitación de la municipalidad, dando cuenta de la inauguración de la casa de la Cultura en nuestro distrito.
 
La propuesta parte de un grupo de jóvenes progresistas conformado por el estudiante de historia Juan Fernández Valle, Élmer García Álamo, Clide Valladolid y Ernesto Vergara, impulsan la conversión de la biblioteca municipal Ciro Alegría en Casa de la Cultura logrando formular el 07 de mayo de 1996, el Acuerdo de Concejo N° 024, donde se reconoce, además, el 24 de junio como Día de la Cultura en nuestro distrito1. Era entonces el segundo gobierno del Dr. Luis Suarez Cáceres.
 
Entre otros aspectos importantes del acuerdo y que lamentablemente quedaron en el papel, sin un ente que lo fiscalice y demande son:
 
“Art. 1: Crear la Casa de la Cultura de San Juan de Lurigancho. Concebida como la sede u establecimiento, donde se ejercen accionas para la formulación de planes de desarrollo cultural del Distrito y se brinden espacios formativos y de promoción en las diversas manifestaciones de la cultura y el arte; sirviendo pata elevar la calidad de vida de la comunidad.”
 
El Acuerdo de Concejo Nº 24, es quizás el primer intento de asumir una propuesta cultural, no sólo trata de institucionalizar una fecha costumbrista como 24 de Junio, día en el calendario católico de San Juan Bautista y por tanto patrono distrital, lo que procura es crear un referente de encuentro para las organizaciones culturales, perspectiva que se retoma diez años más adelante por una nueva generación de organizaciones que han mantenido el día de la cultura como un referente de fortalecimiento de acción cultural. Otro aporte es la conformación del comité consultivo para este propósito y que debería estar conformada por personalidades ligadas al arte y la cultura.
 
El día de la inauguración, en la renovada sala de la biblioteca municipal, se mostró una exposición sobre la historia local, destacando en todo ello, las vitrinas que permitían ver los ceramios hallados en los años 50’ en Potrero Tenorio y la escultura original pero dañada de San Juan Bautista, colección perteneciente a la familia Solari. La imagen del santo la pudimos recuperar años después, pero no tenemos rastro del conjunto de piezas que fueron nuevamente estudiadas por Jonathan Palacios y Daniel Guerrero, unos pocos años antes del evento.2
 
Otro hito, importante se logra el año 2006, un grupo de jóvenes del Concejo de Participación Juvenil liderado por Verónica Mestanza, ese año incorporan las celebraciones por el día de San Juan Bautista ( 24 de junio) al calendario festivo local. La propuesta fue preparar un ciclo de eventos culturales que tuvieron como lema Presencia e Historia y se desarrollaron en varios espacios, desde el Congreso de la República, el palacio municipal, la plaza del Pueblito, las calles del distrito, en fin. Se recuerda la presentación del libro de Gerardo García Topónimo e Historia. Estudios etnolingüísticos de San Juan de Lurigancho, Jicamarca y Mangomarca. También, pasacalles que dieron paso a la verbena por el día de San Juan; conversatorios, hasta en la anecdótica recuperación de la imagen colonial de patrón distrital, escultura de madera que estuvo sin verse desde el terremoto del 1940 y, con ella, el Acuerdo de Concejo N° 023 que reafirma a San Juan Bautista como patrono distrital.

Desde hace 10 años, junio es una fecha emblemática, se construyen agendas de contenido y dinámica cultural que han posesionado a las organizaciones culturales en un referente para la gran Lima, se celebra desde Campoy nuestro vínculo con el pasado, desde la plaza del pueblito se afirman compromiso por la construcción e políticas públicas e identidad y desde diversos ámbitos celebramos la diversidad, el cuidado al medio ambiente y el derecho ciudadano por la cultura.
 
El largo camino en la consolidación de un fuerte referente cultural aún está en construcción, si bien, el camino es acertado al configurar y organizar el trabajo de las múltiples expresiones culturales en colectivos y redes, su accionar peligra frente al poco acompañamiento que hace el gobierno local. El reto de una municipalidad futura es tener muy en cuenta el potencial humano y el convencimiento que la inversión osada se debe dar en diversos espacios del distrito, donde la poderosa acción de la cultura puede devolver ese clima de seguridad y paz que tanto reclamamos para un distrito que en gran medida representa al país.
 
Finalmente deseo culminar citando los párrafos que dan la apertura a la exposición “San Juan de Lurigancho es cultura” mostrada por mis compañeros del Instituto Cultural Ruricancho en la estación Bayóvar del Metro de Lima, en junio del 2016:
 
"Su nombre es resultado de la confluencia de dos mundos, su historia esconde secretos de nuestra patria y es que el Perú está muy bien representado en un magnífico rinconcito de nuestra ciudad capitalina: San Juan de Lurigancho. Lugar que hoy concentra la mayor cantidad de quechua hablantes del país entero, distrito más poblado del Perú y América del Sur, albergando a numerosos grupos de compatriotas migrantes que convergen y entrelazan su accionar para seguir haciendo historia la cual unifica y sintetiza los aportes de nuestros pueblos. San Juan de Lurigancho crea y recrea “Cultura” desde épocas remotas. Nuestro distrito es, sin duda, diversidad, manifestaciones, experiencias. Cultura es San Juan de Lurigancho"

 
 
 
1. El acuerdo considera reivindicar y sistematizar las cualidades y manifestaciones artístico – culturales, centralizándolas, planificarlas en programas culturales que partas de una Casa de Cultura a la cual le otorga las siguientes funciones: · Crear el Programa Municipal de Creación Artística (Promucrea), para la enseñanza de danza, teatro, música, artesanía y creación literaria · Establecer un programa de Promoción Cultural, como son pasacalles, juegos florales, seminarios, cine, etc. · Programar exposiciones de dibujo pintura, historia, escultura, etc. · Servicio de biblioteca, documentación y publicaciones · Así mismo, dispone su autofinanciamiento con los servicios prestados y disponen a la dirección de Cooperación Técnica Internacional gestionar el patrocinio que permita poner en marcha su funcionamiento. 
 
2. “Potrero Tenorio: un enterramiento ritual de ofrendas del estilo Nievería en el valle del Rímac”. En: Revista Pachacamac. (1993); Vol. 1. N° 1; pp. 75 - 100. Museo de la Nación. Lima.

Publicaciones AnterioresVer todo