• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Magaly Vera

Sobre la Ley de Libertad Religiosa

Vaya que esta ley en medio de Leyes a favor de la Institucionalización del Señor de los Milagroscomo Patrono de la Espiritualidad Religiosa Católica del Perú, en donde hay inconformidad por la incursión de las empresas petroleras en zonas verdes, en donde incluso el arte de las Chalinas, fastidia restregando en la cara la inconformidad del pueblo peruano a las leyes imperantes; es una flor en medio del fango.
Pero que dice esta ley que a algunos sectores de la religión católica, les es como una espina que astilla la conciencia; pues la “Ley de Libertad Religiosa” solamente es un reconocimiento por parte del Estado a todas las religiones que existen en nuestro país, con ella también señala que no hay obligatoriedad para llegar el curso de Religión. Ya nuestra constitución en el articulo 2 inciso 3 dice a la letra “Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión, en forma individual o asociada. No hay persecución por razón de ideas o creencias. No hay delito de opinión. (...)”. Es decir, se nos da la libertad de elegir nuestra opción de fe, pero era letra muerta, ya que el curso era obligatorio y por lo tanto se nos enseñaba la Biblia en forma parcializada: solo la visión católica.
Si lo ven del lado de los jóvenes, pues es un alivio estudiar un curso menos. Y no es que esté a favor de que no estudien la Biblia, eso no es así. En nuestro país, cada religión que existe, la enseña y cada una a su estilo, que no es malo y además no espanta a nadie cuando lo hace. Hay tantas interpretaciones como religiones, como lectores y cada uno elige cual de ellas se acomoda a lo que busca: algunos un lugar en el cielo, otros alivio a su alma, otros el bienestar del prójimo, y los hay otros con metas no tan santas y así fue siempre, eso no va a cambiar.
Con mucha alegría veo como otras religiones incluyen música para jóvenes, para afroperuanos, incluso una rica salsa y hasta reggaetón. No excluyen a nadie y eso es bueno. Y no creo que esta Ley afecte a la religión católica. Al contrario las hará evolucionar, las hará más competitivas para ganar las preferencias de los nuevos discípulos. El Padre Alberto Cutie es prueba de ello, se fue por el tema del celibato nada más y claro, me gustaría alguna vez ver un Obispo mujer. Aunque no creo que viva eso para contarlo. Pero al menos es un gran paso, el segundo ya que el primero ya está en nuestra constitución desde el año 1993.
Además solo faltaba oficializar lo que era vox populi, las últimas elecciones nos dejaron la moraleja de que la gente también vota con su corazoncito, el Pastor Lay es prueba de ello, no en vano ocupo el tercer puesto en las preferencias y por eso no es excluido en la lista de PPK y justo por ganar sus votos, es que era una gran presea para todos los partidos. El padre Arana es otra carta que se podría tomar en cuenta para equiparar la balanza.
Repito, con esta ley se da un segundo pasito, falta la ternera y la mejor: que haya igualdad de condiciones para todas las religiones a nivel tributario o solo la católica puede tener exoneraciones y firmar convenios con el Estado. Así no es entendida la igualdad, somos un país con pluralismo religioso le duela a quien le duela.

Publicaciones AnterioresVer todo

Mas Leidos