• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Magaly Vera

El Conga si va de los militantes del partido nacionalista

Cuando el presidente Ollanta Humala dio el discurso anunciando que Conga si va, amparándose en el Informe de Impacto ambiental dado por los peritos internacionales (Rafael Fernández Rubio, Luis López García, y José Martins Carvalho), todo el Perú sabía que si iba ¿o cree Ud. que es fácil incumplir un Contrato internacional? Para los que no lo saben, en todo contrato hay cláusulas de cumplimiento pero también penalidades. En este caso, serian impuestas por la Newmont hacia Perú por no cumplir el marco jurídico. El desenlace seria que nos lleve a cortes internacionales, lo que a su vez traería consigo una imagen nefasta para los inversionistas como ocurrió en otros países Latinoamericanos. Es por eso que estoy convencida que: “Cualquier partido que hubiese ganado, incluso si ganaba uno de izquierda, ejecutaría el proyecto Conga,  sí o sí”. Recuerdo haber discrepado en este punto con un ser al que quiero mucho. Pero, pese a sus apreciaciones, sigo pensando lo mismo. La diferencia hubiese sido sólo en la forma.
En este escenario, en donde desde un inicio no se manejó bien estos conflictos, se sabía también cuál iba a ser la respuesta del pueblo de Cajamarca. No se necesita ser mago para saber lo que ocurrirá si no corrigieron errores del pasado. Ya Beatriz Merino había indicado que como era posible que sigan usando el mismo método que no había funcionado en los gobiernos anteriores. Ojo, lo dijo una profesional que ha dirigido con éxito la Defensoría del Pueblo, una entidad que se encarga de monitorear los conflictos y apaciguarlos antes que estallen.
No se debió esperar a que hayan más de 4 muertos y varios heridos, para recién usar la única opción que deberían haber usado desde el inicio: el dialogo. Incluso, no me parece que debiese ser con la mediación de la iglesia Católica. Eso es restar importancia a las otras iglesias que existen y con mayor presencia en Cajamarca, pero eso ya es tema de otro artículo así que lo dejo ahí. Pero lo que si causa gracia, es que el mediador no sea un profesional en la materia (por si no lo saben existe la especialidad de Gestión y Resolución de conflictos socioambientales en varias universidades). Por ese motivo sigo pensando ¿por qué un sacerdote? no jurar el santo nombre de Dios en vano ¿le da más valor a su palabra? Creo que si la izquierda hubiese ganado, los diálogos hubiesen sido más fluidos ya que hablan el mismo lenguaje. Repito, solamente la forma hubiese sido diferente, nada más. Pero de que Conga iba, no me cabe la menor duda.
¿A qué se debió esa terca posición del presidente? Por un lado, uno revisa su discurso y encuentra frases en las que señala que todo es posible “si actuamos en conjunto, si generamos entendimiento, a través del diálogo”. Es decir, dice que sí al dialogo, pero sigue intransigente con poner en Estado de emergencia varios distritos de Cajamarca. Quizás pensó que esa era la forma correcta de mostrar su poderío y minimizar una protesta. Quizás el apoyo de 65 alcaldes le hizo creer que era suficiente. Quizás ese fue el consejo de sus asesores o de los ministros que tenía. O simplemente no quiso mostrar debilidad al ceder ante el pedido de los Cajamarquinos. Lo cierto es que por toda la suma de sus errores continuos, Conga se le fue de las manos. No fue suficiente con mandar a la cárcel a Arana ni a Mollohuanca. Al contrario, los convirtió en héroes. Lo que hizo fue simplemente un acto gallofero que pagó caro, pero ni aun así deja a Valdez. Su arrogancia le puede costar más caro aun. Por cierto ¿Le valió la pena mostrar su “fortaleza”? No era mejor simplemente mostrar un ser humano que comprende el dolor de sus compañeros, a los que prometió la gran transformación.
Lo que más me sorprende ahora es ¿Qué pasó con los militantes que lo seguían cuando tenía un discurso diferente? ¿Dónde están, que no los veo protestar como cuando lo acompañaban y coreaban lo que prometía? ¿Recuerdan sus promesas, verdad? Podrían ahora encararlo y restregarle en  la cara que no es el mismo al que apoyaron. Pero no, simplemente aparecieron en su cumpleaños a franelearlo cantando el japiverde. Ahora que por primera vez soy militante, puedo responder. No se oponen a su “líder” porque las promesas también traían más trabajo, pero para sus militantes. Nunca olvido la primera plenaria a la que asistí. Todos reclamaban, pero no más celeridad en el trabajo, no por la política que estaban recién instaurando. No, todos reclamaban no haber logrado un miserable puesto de trabajo. Ya sus críticas no eran dirigidas a la política. ¡Qué decepción para mí! Felizmente siempre hay militantes modelos a seguir. Además, al ir a un Taller para partidos políticos en la Pontifica Universidad Católica, me percaté que el problema era el mismo en todos los partidos, sean estos de derecha o izquierda. Y es que hay escasos militantes por convicción. Eso me permitió entender porque tantos errores en los primeros meses de la gestión de Ollanta Humala. Y es que su primer trabajo fue escoger cuadros de entre sus militantes. Y ese es el primer gran error cometido también por Susana Villarán. No eran personas a la altura del cargo que tendrían. Dirigir un país no es igual a dirigir una empresita o tener un cargo X en una empresa estatal. Por eso vimos cambios constantes tanto en la pequeña escala como en la grande. Eso nos indica que tan importante es tener criterio de selección para apoyar cuando es necesario y cuando no; y que tan importante es crear partido. Son las bases de donde debe salir la direccionalidad política y no al revés. Pero a este paso el grueso de militantes volátiles se le irá tan pronto como acabe su gobierno. Lo peor, es que serán más escépticos a la política. Y por burla, por fracaso o simplemente por impotencia, escogerán al peor o al menos peor. Total, que más dará si el futuro es tan incierto con uno como con otro que se hace llamar partido.
Eso explica porque Conga, también si va para los militantes del partido nacionalista.

Publicaciones AnterioresVer todo

Mas Leidos