• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Magaly Vera

Mi indignación por el "triunfo" de Maduro

El abrupto triunfo de Maduro causa incomodidad a muchas personas, no porque sea de izquierda; eso es lo de menos. Es por el estilo como lo logró: no permitió observadores en el procesos electoral, su tecnología no es de las mejores (recordemos que hackers peruanos y hasta un niño ingresaron a sus páginas oficiales) lo que nos hace dudar de que su software electoral, sea confiable.

Pensé ilusamente que UNASUR o alguna otra entidad como la ONU se pronunciarían al respecto y solicitarían el recuento de votos, pero no. Avalaron su elección. Es más, Ollanta ya tiene autorización para viajar. Así que si al final, solo por un saludo a la bandera, decide aprobar el recuento de votos, solo será pantalla. Una cosa anecdótica es ¿Cómo opinar sobre ese acto teniendo como invitado al cuestionado? Es difícil decirle en su cara -por diplomacia, que es un …, que no respeta la democracia y etc. etc.
 
Pero revisemos quienes lo respaldaron:
Ollanta que se quiere perpetuar en el poder bajo la forma de Nadine o viceversa. Evo Morales que ya va por su segundo mandato y que ha declarado postulara por el tercero. Cristina Fernández que pese a sigue la política dejada por su esposo, no logra controlar la inflación de su país, pero si el crecimiento de su patrimonio personal, que según el diario El país, creció un 27%. Obviamente estos apoyan ese estilo porque cuando les toque justificarse, pedirán la devolución del apoyo. Nada es gratis en política.
 
Otro dato a tomar en cuenta es: Si el gobierno de Chávez en sus 14 años, fue óptimo, extraordinario y todo lo súper que se les ocurra ¿por qué la mitad de Venezolanos voto por Capriles? De ser cierto lo que nos decía su prensa, hubiese ganado por un amplio margen y no por un ridículo 1.59% (50.66-49.07).
 
Es cierto que combatió el analfabetismo, sus índices lo dicen; pero no pudo con la pobreza. Obvio, su mayor ingreso era gracias al petróleo y eso le permitió “apoyar” a sus amigos. Se dice que a Ollanta lo apoyo no solo moralmente (el último incidente del choque del auto de Nadine ligada a la ONG Podrin, nos lo hizo recordar), que a Cuba le debía la vida así que con ellos fue más generoso (no olvidemos que ahí le hicieron el tratamiento a su enfermedad). Pero hasta los dioses tienen su ocaso, y murió dejando a su país sumado en la más profunda depresión; no solo por su partida, sino por la inflación que llegara a sus puntos más álgidos según pronósticos del FMI. Es por eso que no lo apoyaron y esos mismos son los que ahora reclaman ¿qué?: el reconteo, y solo eso causa tanta irritación ¿por qué será? Y a esos es que reprimen y atacan militarmente. Solo échele una mirada no a la prensa manipulada, sino a lo que caseramente suben a internet. Los que reclaman en su mayoría son jóvenes universitarios ¿eso no es un indicador de que algo huele a maduro y podrido?
 
Tampoco me parece justo cuando dicen que ¿Por qué preocuparnos por lo que ocurra al costado? Ya que creen que no nos afectara. Olvidan que estamos en un mundo globalizado y no hay nacionalidad para las empresas transnacionales. Si algo pasa en alguna parte del mundo, repercute en la economía nacional. Recordemos el “efecto tequila” de México, las burbujas inmobiliarias de Estados Unidos, “el efecto dragón” producto de la crisis asiática, la crisis de Grecia y de mil ejemplos más. Bajan las remesas, se desacelera la economía. Es como el engranaje de un reloj: todo va en cadena. En algunos países repercute más que en otros. Así que no entiendo cuando me dicen que es un hecho aislado y que por lo tanto debemos ser indiferentes a lo que ocurre en nuestro país hermano. Y si mi sola voz no sirve de nada en un mundo de “nacionalistas”, y de tanto que aplaude el “triunfo” de Maduro, y que hasta le parece ridículo y patético mi escrito, pues tengo derecho a indignarme.
 
Solo la historia develara quien gano realmente en estos comicios, solo esperemos que no sea demasiado tarde, cuando toda Sudamérica este plagada de caudillos anclados en el poder años tras año.

Publicaciones AnterioresVer todo