• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Magaly Vera

¿Qué nos gusta a los cinéfilos peruanos?

Según los supuestos eruditos: nos gusta la cochinadita y el morbo, porque eso es lo que vende y eso es lo que revela los estudios de mercado.

De ser cierta esa afirmación “Déjame que te cuente” 1 y 2, hubiesen tenido más impacto porque exhibían más carne, y de vedetes y modelos cotizadas. Lo mismo otras como “Django”, hasta “Chicha tu madre”. Pero no, no fueron las elegidas por los peruanos ya que en esos momentos, fueron películas enlatadas las que se llevaron las palmas. Ni siquiera “Mariposa negra” de nuestro consagrado Francisco Lombardi paso la prueba. Por más que haya tenido seis premios a nivel internacional ni porque haya tenido a la mejor libretistas y fetiche de Panchito (Giovanna Pollarolo). Quien por cierto hace un manejo extraordinario del lenguaje. No en vano ha ganado premios como poeta y guionista.
 
El caso de “Madeinusa” y “La teta asustada” merecen una crítica aparte. Porque ni por haber sido finalista en los Oscar, haber ganado el Oso de Berlín y otros doce premios más a nivel mundial; tuvo acogida. Tanto así, que la sacaron de cartelera rápidamente. Además si uno leía las críticas, encontraba de todo: desde que no reflejaba la realidad (habrase visto ¿Cómo pedir eso si no era un documental?), que ayacuchanos no conocen el tema de la teta asustada (pues claro, era una recreación del mundo. Acaso cuando Guillermo del Toro hizo “El laberinto del fauno” poniendo monstruos en su recreación de la guerra civil española, algún español se quejó por no mostrar la verdadera guerra) y una sarta de estupideces que no venían al caso. Una película, para los que no saben: es transformar la realidad. Puede basarse en hechos reales, pero jamás es lo mismo. Puede darse el lujo de mostrar mundos paralelos. Puede jugar con el espectador a descifrar ¿Quién lo hizo? ¿Cómo lo hizo? O ¿por qué lo hizo? O cree Ud. que los hombres lobos existen y que los peces hablan. No pues. Ahora ni los niños creen en Santa Claus ¿Cómo creer a nuestra edad, que una película tiene necesariamente que ser igual a lo que pasa en nuestro mundo?
 
“La teta asustada” para mí, fue estupenda. No pretendía explicar porque los que amantaban la leche de mujeres violadas, heredaban el síndrome del susto. Solo describía pero hacia reflexionar lo que la violencia deja en el recuerdo de cualquiera. El final fue póstumo: Si empezó con ponerse una papa en la vejiga para evitar una violación (entiéndase también a los derechos de todo tipo), termino con presentar una mata de papa en un macetero. Es decir, el personaje exorcizo su miedo, lo erradico de su cuerpo. Llosa pecó de usar mucho simbolismo que no cayó bien a los críticos que no lo entendieron y eso transmitieron en sus críticas, ahuyentando aún más a los cinéfilos. Ni Federico de Cárdenas, nuestro mayor crítico de cine, apostó por la teta. Así que el resto solo hizo tiro al blanco a la teta. ¡Qué pena que una gran película no tuviese el éxito del que gozo en el extranjero!
 
Si es cierto que a los cinéfilos peruanos nos gusta buen cine ¿Por qué entonces en las carteleras ofrecen puro enlatado?. Y las buenas películas (aunque el concepto de bueno varía en cada espectador), solo las encontramos en Mesa redonda o el hueco.  Claro que hay buena producción peruana, solo que si buscamos una que tenga todos los ingredientes a la medida de cada crítico, tendremos quizás una obra inentendible, pero eruditaza.
 
Un detalle a tomar en cuenta en el éxito de “Asu mare” es el sistema de marketing usado por Alcántara: fue a todos los canales de televisión con su nariz roja o sin ella, y con la chispa que lo caracteriza. Así que ya sabíamos que era sobre su vida, sobre su madre, sobre el estilo de mando de su viejita y sobre su éxito en la tv ¿Cómo lo logró?. Ese fue el misterio que todos querían saber. No hubo sorpresa, ya que fue trabajando duro. Quizás por eso Tongo nos canta “sufre peruano sufre” que aunque no nos guste y suene masoquista, es un himno de muchos.
Esa estrategia fue las más sencilla, pero la más humana. ¿Acaso además de Alcántara conocimos a los personajes de las otras películas? No pues, ni nuestro Lombardi opto por ese estilo. Prefirió ir a los eventos internacionales. En cambio de Asu mare, conocemos desde los guionistas hasta el personal de staff. Los del Olimpo Chollywodense, bajaron al llano.
 
Y claro que a los peruanos nos gusta buen cine. Asu mare no tiene éxito por contar solo las miserias que paso Alcántara. Es por el estilo de narrar una tragedia como comedia. Acaso se percataron ¿Cómo vivió el personaje?. No, las críticas se lanzaron solo en el lenguaje oral, en las lisuras nada más. Como que si fuese un pecado hablar así. ¿Quién en su vida no lanzo un csm? Asu mare en cambio, solo es una frase de admiración.
 
¿Acaso a los que nos gusta asu mare, somos solo del segmento C y D? No pues, barrió en todos los estratos sociales. Es que las comedias, gustan en todos lados y en todos los países. Es más difícil hacer reír que hacer llorar; y eso lo saben bien, todos los directores de cine de todo el globo terráqueo.
 
Si querían una película educativa: les recomiendo que vean documentales; y si querían aprender gramática: pues hubiesen buscado en Youtube a Martha Hildebrant (no durmiendoo  al maestro Marco Aurelio Denegri.
 
No hay que ser mezquinos compañeros cinéfilos con el éxito de nuestro compatriota.

Publicaciones AnterioresVer todo

Mas Leidos