• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Magaly Vera

Espacios políticos en San Juan de Lurigancho

Es normal que en épocas próximas a las elecciones se activen y/o aparezcan más espacios políticos. San Juan de Lurigancho no es la excepción, pese a ser el distrito más descuidado por los políticos de turno, pero al que más recurren por la cantidad de votos que pueden conseguir. No olvidemos que la mayor población de Lima está   concentrada aquí. Lo malo es que las bases de cualquier partido, solo se activan en esas fechas, dejando vacíos que son ocupados rápidamente por partidos oportunistas o noveles.
 
En San Juan de Lurigancho uno de los espacios que me fascino fue el Frente de las organizaciones sociales, liderados por Helí Paredes y Eustaquio Vera; su gancho, por llamarlo de alguna manera, era el tema de infraestructura: muros de contención, escaleras, barrio mio etc. pero eran temas tratados básicamente por Helí Paredes quien al trabajar en la Municipalidad Metropolitana de Lima y específicamente en el área de Desarrollo Urbano, pues conocía de las trabas burocráticas y como proceder a apoyar a los diversos dirigentes de los AAHH, solo que los problemas de SJL no solo son de infraestructura y ahora al estar centralizado el poder ya no en el pueblo, perdió fuerza. Pero hay que reconocer los logros que consiguieron con las Asambleas Generales logrando juntar a COFOPRI, Ministerio de Vivienda, Programa Agua para todos entre otros tantos responsables de dar luz verde a proyectos de interés social. Fue con la formalización del frente que ambos regidores perdieron el poderío, y también el liderazgo que mantenían hasta aquel entonces. Además a ello se suma que pese a apoyar a Susana Villarán, también apoyaban a los microempresarios para la construcción del tren subterráneo. Fue tardía su reacción ya que fue en la etapa de ejecución del tren. Tuvieron para oponerse más de diez años y lo hubieran hecho en la etapa de desarrollo del expediente técnico, sobre todo teniendo las fuentes de información que tenían en la Gerencia de Desarrollo Urbano y en la Municipalidad de San Juan de Lurigancho.
 
Otro espacio que causo mi sorpresa, fue el Frente de defensa de la Gobernabilidad y transparencia de Lima Metropolitana, creado básicamente para apoyar a Susana Villarán en la revocatoria, pero se distrajeron con el tema del tren eléctrico y en quitarle protagonismo al Frente de las organizaciones sociales. Su primer líder Wilfredo Espinoza pese a haber sido elegido presidente como representante del partido Fuerza Social en San Juan de Lurigancho, al perder las elecciones internas de su partido, se apodero del cargo señalando que su elección fue por ser representante de los discapacitados, eso le restó credibilidad y muchos partidos y organizaciones así como su secretaria de prensa, se retiraron. A la fecha es integrada por pocos partidos y pocas organizaciones sociales, quienes han visto su gran oportunidad de posicionarse del nuevo escenario político que ha surgido en esta coyuntura: La Asamblea Popular distrital de SJL, integrado por partidos variopintos tanto de derecha e izquierda (9 partidos políticos) y 24 organizaciones. Obviamente en estas fechas, es el escenario más prometedor ya que no solo agrupa a los de izquierda. Lo malo es que dicho posicionamiento es a través de métodos nada santos: Primero, cambiaron su nombre por Frente Amplio de Desarrollo Integral (FADI) creando confusión con Frente Amplio de las izquierdas (FAI); segundo, por querer liderar los cargos de los que recién van a haber elecciones. Es decir, si la Asamblea fue creada supuestamente para combatir las malas praxis, la corrupción, y para defender la democracia y gobernabilidad, que mejor que jugar con esas reglas de juego y dejar que sean sus integrantes las que elijan democráticamente a sus nuevos representantes. Quizás por eso optaron por retirarse y formar su propia directiva. Es curioso notar como algunos de sus integrantes pese a dicho distanciamiento, siguen integrando la Asamblea. Supongo que es para tener más oportunidades en el futuro con un abanico mayor de probabilidades donde jugar sus propias cartas. O simplemente tener una opción cuando uno de los dos espacios desaparezca.
 
Hay otros espacios políticos como la Confluencia, y el frente amplio de izquierdas, que más acogida tiene a nivel provincial que en SJL. Imagino que es debido a que en estos escenarios, los partidos muestran a sus líderes de siempre, es decir: viejos zorros políticos. Eso significa que no se renuevan o que no dan pie a que jóvenes ocupen esos cargos o simplemente que no son partidos atractivo para jóvenes. Una curiosidad es ¿Por qué si la confluencia fue más amplia en SJL no logro despegar? Pese a que se abrió a más partidos por sobre los otros distritos y pese a ser la pionera en ello. La respuesta es simple y repetitiva: porque no satisfizo el protagonismo de unos cuantos y así se crearan más espacios, solo que como no son a medida, aparecerán otros tratando de quitarle protagonismo a su antecesor. La historia se repite felizmente solo si los dejamos.
 
Esperemos que la población participe más activamente en estos espacios políticos que están surgiendo pero que sobretodo lo hagan bien. Por mi parte, no me inclino por las izquierdas debido a que nunca han gozado de adeptos en Perú. Si revisan los porcentajes presentados, no supera un 10% (dato dado por Steven Levitsky) que es lo que lograron capturar en las elecciones pasadas. Y si vamos más allá, pues nunca la izquierda gano elecciones. El caso de Susana es paradójico ya que jugaron en su elección, su carisma, su género (las mujeres generamos más confianza según datos de los Bancos), el apoyo de ciertos líderes de opinión y porque seguramente los astros y los dioses le dieron su venia. No fue por ser de izquierda, ya que su partido es de centro izquierda. El caso de Ollanta, pues también es emblemático ya que nunca se identificó con la izquierda, y si gano fue con préstamos de otros partidos y porque había que elegir. En mi caso mi elección fue por descarte no por convicción. Y si revisamos más aun, notaremos que el pueblo siempre elige al del centro, no los extremos. Y ganó luego de blanquear su discurso rojo (La gran transformación) por una hoja de ruta. Es decir, se alineo al centro lo mismo que todos los que lo antecedieron.
 
Y particularmente considero que así como hay a los que dicen DBA también los hay del lado contrario, de aquellos que solo se llenan la boca diciendo que son de izquierda, pero nunca en su vida han logrado conocer lo que es trabajar porque pese a tener más o igual a 40 años, siguen siendo hijos de papá que no cortaron el cordón umbilical, y creen que ser de izquierda solo se limita a ser contestatario, pero no en el sentido revolucionario con el que fue creado. Considero que no vasta ser de izquierda o derecha, considero que sólo una persona con valores, independientemente del color partidario que tenga, con un buen equipo, haría un excelente trabajo. Y así como van las cosas aparecerán muchos oportunistas, y un out sider no está descartado en SJL. Es curioso, hasta los que hasta hace poco eran defensores acérrimos de Burgos, ahora también quieren liderar. ¡Cómo! ¿Recién se dan cuenta en un mes, justo cuando se destapan muchas cosas en la prensa, pero que no vieron en los seis años que trabajaron en su lado? Y aunque nos guste o no: Burgos es inocente hasta que se pruebe lo contrario. Y si siguen luchando por defender sus intereses personales, volverá a ser nuestro alcalde. Divide y vencerás, y eso está consiguiendo con esas prácticas antiquísimas.
Hasta el momento no veo un candidato ni de derecha ni de izquierda que genere arrastre. Y eso es lo que deben de estar perfilando desde ahora, pero en un candidato que valga la pena, en lugar de estarse peleando por un carguito en un espacio político.
 
Esperemos que problemillas como este que acaba de surgir en la asamblea Popular sea superado internamente y sea en un espacio político de donde por consenso, surja una buena opción de cambio para las elecciones que se nos viene, de lo contrario tendremos más de lo mismo.

Publicaciones AnterioresVer todo

Mas Leidos