• San Juan de Lurigancho - Lima - Perú

Noticias >> Magaly Vera

Repito la pregunta de Antonio ¿Dónde está la izquierda?

Yo también leí el artículo de Antonio Zapata, y además el de Marisa Glave. Y en verdad, me parece mucha arrogancia de Marissa, ofender la opinión de Toñito.

Primero, intentar bajarlo de nivel, de historiador e investigador, a un simple opinólogo de las izquierdas. Para los que opinamos siempre, no es una ofensa, es un simple acto de libertad de expresión. Y no se limitó a eso, sino que indicó que su visión es la de uno que esta fuera del proceso de construcción del FA, hasta le pareció que era un fantasma. O sea, tienes que entrar al monstruo y a sus entrañas para opinar sobre su actuar; no puedes opinar sobre la corrupción sino eres corrupto; no puedes hablar de pobreza sino eres pobre, y un sinfín de etc. (sólo en son de broma). Pero uno sigue leyendo a Marisa y nota como cambia de tono y hasta en la forma de enunciarlo. Y le dice a Tony, que sus opiniones son bienvenidas. Obviamente no se referia al que acaba de publicar en el diario La República, sino a las que hará a futuro. Es decir, hará selección de las opiniones que emita. Él en ningún momento le pide permiso para opinar y lo que diga, siempre nos lleva a la reflexión. Es así como debe de ser tomado un comentario, con madurez y no con pataleta.
 
Y los tres consejos que da Zapata son básicos para el desarrollo del FA: Organización de bases, programa político y llamamiento a una coalición amplia, de la izquierda hacia el centro.

Esos consejos tienen su sustento:
Primero, cuando pide organización de las bases, es justamente porque no las tiene. Cito a Marisa “en algunos distritos de Lima Sur por ejemplo se vienen constituyendo”.  El gerundio “constituyendo” significa que aún se está formando. No tienen bases. Y no es excusa que apenas tengan 6 meses. Desconozco el trabajo Provincial, pero puedo hablar del de San Juan de Lurigancho. Aquí en mi distrito, cada partido político envía a su “líder” a las reuniones de confluencia, nunca he visto a un militante de base que opine. Es decir, las opiniones son de arriba para abajo y no al revés como ella dice. Y si eso ocurre en mi distrito, puedo inducir que lo mismo ocurre en otros distritos. Debatían temas que en realidad no eran relevantes como el del tren eléctrico. Incluso uno quiso paralizar la obra y exigir, que se haga otro expediente técnico. Nada más iluso en la etapa de ejecución. E hizo marchas para lograr su propósito. Y ahora, esos mismos líderes se seguirán reuniendo, solo que ya no con el nombre de confluencia, sino con el de FA. ¡Qué tal cambio! Sustancial. Ahí, coincido plenamente con Zapata “Apenas son unos cuantos militantes que se reúnen para hablar de política sin hacer realmente nada trascendente. No participan de la acción concreta cotidiana ni tampoco de los debates de fondo sobre el destino del país”. Y yo agregaría, a eso, que cada partido político pese a esa unidad que supuestamente los reúne, siguen trabajando llevando agua para su molino.
 
Segundo, referente al programa. Es justo y necesario que lo tengan para saber cuál es su norte. Y ahí si Marisa ve la paja en el ojo ajeno, en el de las derechas y las rotula como excluyentes. Eso significa que la izquierda si puede equivocarse en el proceso de construcción, pero la derecha no. Ella si puede juzgar, pero le incomoda el exceso de comentarios de los “iluminados”.  Debería más bien, agradecer los sabios consejos y de uno que al parecer sí estuvo presente en esas reuniones a las que hace alusión. Porque Zapata habla en primera persona plural: “no estamos organizados”, “carecemos de programa”. Es decir, se siente parte de esa construcción y al parecer, ella ni se enteró que él estuvo.
 
Tercero, el llamamiento a una coalición amplia. Ella, que afirma que es importante recoger las opiniones de base, que no es excluyente como la derecha, dice: “En que la izquierda que vamos a construir no sea un simple reciclaje de todo”; llama al partido humanista, un partido que sacó un buen puntaje con publicidad austera, desecho que el FA no puede reciclar. Si así es de humilde, no quiero imaginármela de soberbia.
 
¿No sé de dónde saca que incomoda que las izquierdas se unan? A nadie le incomoda, al contrario, esperamos que logren unirse. Zapata que se siente parte de las izquierdas, sólo hace una simple pregunta "¿Dónde está la izquierda?"  que no se nota su trabajo conjunto y el porcentaje que sacaron en las últimas elecciones, lo evidencia. No pide que se disuelva, sino que evalúen sus errores y fortalezcan sus aciertos. Y si quieres escuchar al pueblo, pues también escucha a los opinólogos. ¡No excluyas a los "iluminados"!

Publicaciones AnterioresVer todo