Deici Dávila Altamirano

Deici Dávila Altamirano

lunes, 29 de abril de 2019

Línea Amarilla, una historia que no debe repetirse

SJL.pe > Columnistas > Deici Dávila Altamirano

Línea Amarilla, una historia que no debe repetirse

lunes, 29 de abril de 2019 - 889 vistas

Las declaraciones de Jorge Barata, ex superintendente de Odebrecht en el Perú, confirmarían que, luego de la vuelta a la democracia en el año 2000, el tesoro público siguió al servicio de los intereses personales a través de coimas y sobre costos. Un caso lamentable sería la monumental obra Línea Amarilla, la cual fue concesionada en 2009 a la constructora brasileña OAS y recién fue inaugurada en 2018, casi 10 años después, ¿qué pasó aquí?

Según la Fiscalía, durante la gestión del ex alcalde Luis Castañeda Lossio se habrían emitido informes favorables para que el proyecto Línea Amarilla sea concesionado directamente a la constructora OAS por 30 años. Por este caso es investigado Castañeda y algunos ex funcionarios de su gestión. La Línea Amarilla quedó lista para su ejecución, pero durante la gestión de Susana Villarán en 2012 se realizaron un conjunto de modificaciones al proyecto inicial. Se cambió el nombre a Vía Parque Rímac y se firmó una adenda que amplió la concesión de la obra a favor de OAS por 10 años más. Para la Fiscalía la firma de esta adenda fue ilegal, por lo cual se viene investigando a Villarán y algunos ex funcionarios municipales.

Cuando Luis Castañeda volvió al sillón municipal en 2014, otra vez cambió el nombre del proyecto y se realizaron otras modificaciones que motivaron una serie de investigaciones. En 2016, la Procuraduría Anticorrupción denunció a Castañeda por presuntas irregularidades en los proyectos Línea Amarilla y el ‘by-pass’ de la avenida 28 de Julio, con las cuales se habría favorecido a la empresa OAS. En agosto de 2017, la Fiscalía eleva a categoría de crimen organizado a la investigación sobre el contrato y ejecución de la Línea Amarilla, involucrando a tres gestiones municipales: dos de Castañeda y una de Villarán. 

En 2018, Castañeda inauguró la Línea Amarilla que va desde el trébol de Javier Prado hasta el Callao a pesar de las fallas y fisuras detectadas por la Contraloría y los altos costos del peaje. Para la Fiscalía, Castañeda y Villarán habrían recibido sobornos para manejar la construcción de la obra en favor de OAS. La Línea Amarilla iba a costar unos US$570 millones y finalmente habría costado US$ 703 millones de dólares, un sobre costo de US$ 133 millones, ¿qué les parece? Que la justicia haga su trabajo y castigue como corresponde a quienes resulten responsables.

 

Escrito por: Deici Dávila Altamirano para SJL.pe

 

Dejanos tus comentarios:
Siguiente >>
14/06/2019 Venezolanos: ¿xenofobia o gobierno?
<< Anterior
08/04/2019 ¿Se disolvió el 5 de abril?

 


 

Mas articulos de Deici Dávila Altamirano:

 

Leer mas de Deici Dávila Altamirano >>
Columnas de Opinión