Julio Abanto Llaque

Julio Abanto Llaque

domingo, 21 de abril de 2019

De santa no queda nada

SJL.pe > Columnistas > Julio Abanto Llaque

De santa no queda nada

Experiencias en semana santa del arqueólogo Julio Abanto. Foto: Niños rezando en el altar de la capilla de San Cristóbal en Tres Compuertas en 1960. Padre Jorge Alvarez
domingo, 21 de abril de 2019 - 883 vistas

Me preguntaron qué recuerdo de cómo, hasta hace algunos años, se celebraba la tan esperada semana santa. En mi casa, desde el día jueves sencillamente nadie trabajaba durante todo ese largo fin de semana, esos días eran dedicados enteramente a pasarla en familia y a la reflexión.  Un domingo antes, la previa asistencia a misa donde comprábamos para la casa hermosos ornamentos hecho con hojas de palmera, el domingo de Ramos.

El jueves y viernes Santo, todo el día era obligación pasar el día viendo películas bíblicas, recuerdo tener la televisión  prendida desde la primera misa, luego el sermón de las 3 horas de la cual solo aguantábamos 20 minutos. De hecho en el hogar esos días estaba prohibido, escuchar música, soltar alguna lisura o pelear entre nosotros algo difícil cuando eres niño y te encontrabas recontra aburrido por las tantas veces memorizadas películas.

No diría que el almuerzo era algo esperado, en realidad como no me emociona mucho comer pescado, internamente extrañaba los manjares que se preparan en casa, sencillamente mi madre cocina muy bien.

Nunca  he vivido esa ceremonia de visitar las siete iglesias de Lima o peregrinar a la cumbre del cerro San Cristóbal y quizás nunca me emocionó hacerlo porque sencillamente no tolero estar rodeado de tanta gente y según creo esto me viene por haberme perdido de pequeño durante la primera vez que viaje a Cajamarca, entonces las intensas lluvias en la zona de Chilete produjeron un derrumbe y toda la familia tuvo que continuar a pie, y entre el tumulto me quede solo lleno de pánico en un lugar impresionante y desconocido, tenía entonces seis años y fue la primera vez que escuche truenos esa mañana. Tiempo después entre la gente vi la cara de alivio de mi padre con quien me quede hasta reencontrarme con toda mi familia.

Las dos cruces en el pueblito de San Juan de Lurigancho en 1998Las dos cruces en el pueblito de San Juan de Lurigancho en 1998

Una escena muy graciosa me ocurrió en San Marcos, pintoresca provincia de Cajamarca lugar de origen de mi familia. Entrada la noche sobre una vieja pared de adobe se proyectaba la película "La vida pública de Jesús" (1980), dirigida por John Krish y Peter Sykes. En la escena donde aparece Judas la gente comenzó a arrojar de todo a la improvisada pantalla.  Algo así me contó mi amigo Miguel Céspedes cuyo físico, barba y larga cabellera le permitían interpretar para la parroquia San Benito  la pasión de Cristo, él me contó que cuando empezó a recibir los azotes, la gente que miraba la obra se fue encima de los actores, todos los romanos incluidos Pilatos tuvieron que escaparse del lugar.

Pero bueno para no extenderme tanto,  recuerdo que los sábado teníamos que amanecer con algo adicional de ropa debajo de la pijama ya que ese mañana “de gloria” lo recibíamos a punta de correazos, fue algo de lo que goce hasta mis casi 20 años y que extraño ya que nos hacía reír mucho, nadie en casa se escapa del implacable azote de mi madre.

Nunca he tenido una semana tranca quizás por respeto o porque sencillamente me parece aberrante irte tan lejos o a una playa para terminar como un despojo humano. Prefiero demostrar mi propio sacrificio y quizás por eso siempre busco la montaña, cerro Colorado lo subí hace un año justo para esta fecha y me siento bendecido por el hermoso poder de la creación, entonces recuerda la carta que dirige el Jefe indio Seattle de la tribu Suwamish al presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, ante el pedido que este le hace para comprarle sus tierra, la carta que es sumamente conmovedora y en su último párrafo dice lo siguiente:

“Aún el hombre blanco, cuyo Dios se pasea con él y conversa con él -de amigo a amigo no puede estar exento del destino común-. Quizá seamos hermanos, después de todo. Lo veremos. Sabemos algo que el hombre blanco descubrirá algún día: que nuestro Dios es su mismo Dios. Ahora pensáis quizá que sois dueño de nuestras tierras; pero no podéis serlo. Él es el Dios de la humanidad y Su compasión es igual para el hombre blanco. Esta tierra es preciosa para Él y el causarle daño significa mostrar desprecio hacia su Creador. Los hombres blancos también pasarán, tal vez antes que las demás tribus. Si contamináis vuestra cama, moriréis alguna noche sofocados por vuestros propios desperdicios. Pero aún en vuestra hora final os sentiréis iluminados por la idea de que Dios os trajo a estas tierras y os dio el dominio sobre ellas y sobre el hombre de piel roja con algún propósito especial. Tal destino es un misterio para nosotros porque no comprendemos lo que será cuando los búfalos hayan sido exterminados, cuando los caballos salvajes hayan sido domados, cuando los recónditos rincones de los bosques exhalen el olor a muchos hombres y cuando la vista hacia las verdes colinas esté cerrada por un enjambre de alambres parlantes. ¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Así termina la vida y comienza la supervivencia…” (Jefe Seatle, 1855)

Sin duda, somos un distrito conservador, católico y donde la celebración santa mantiene  una reserva y diversidad, sino miremos Villa Huanta con sus hermosas andas llevan de adornos de ceras, miremos lo abarrotadas que se ponen nuestras parroquias y capillas. Si algo debemos aprender de nuestras creencias es darle valor al sacrifico que un solo hombre hizo por esta desesperada humanidad que cada vez es menos humana.

Preparación de un anda en Villa Huanta en 1999Preparación de un anda en Villa Huanta en 1999

 

Escrito por: Julio Abanto Llaque para SJL.pe

 

Dejanos tus comentarios:
Siguiente >>
22/06/2019 Día de la Cultura en San Juan de Lurigancho
<< Anterior
06/02/2019 El agua en San Juan de Lurigancho

 


 

Mas articulos de Julio Abanto Llaque:

 

que-hubo-debajo-del-mall-aventura-reconstruyendo-nuestro-pasado
¿Qué hubo debajo del Mall Aventura?, reconstruyendo nuestro pasado
SJL.pe - 02/04/2020
Los territorios cambian con el crecimiento de las ciudades allí empezó hace 2500 años la construcción de un centro ceremonial y un complejo sistema de riego.
la-cultura-lima-en-san-juan-de-lurigancho-2
La Cultura Lima en San Juan de Lurigancho
SJL.pe - 18/10/2019
De los lima, en San Juan de Lurigancho hemos encontrado evidencias en la cumbre de los cerros Gallo (Límite de Campoy y Huachipa) y San Jerónimo, Rogger Ravines reporta material alfarero en estratos inferiores del sitio llamado Canto Chico
dia-de-la-cultura-en-san-juan-de-lurigancho
Día de la Cultura en San Juan de Lurigancho
SJL.pe - 22/06/2019
San Juan de Lurigancho celebra el día de cultura distrital cada 24 de junio por acuerdo de concejo del año 1996
Leer mas de Julio Abanto Llaque >>
Columnas de Opinión